martes, 23 de agosto de 2016

Luis Eduardo Aute: queda la música

 La noticia del grave infarto de Luis Eduardo Aute ha sido un golpe duro en este verano de calor y desencuentros políticos. Actualmente, el polifacético artista se recupera en el Gregorio Marañón de Madrid. Son muchos los mensajes de apoyo que está recibiendo. Aute significa --en estos momentos de zozobra más que nunca-- mucho para una gran parte de los españoles, especialmente la que sufrió la dictadura de Franco . Compuso la mítica canción Al alba , todo un himno contra la pena de muerte que millones de personas en todo el mundo conocen. Sin embargo, en este país de porteras, genios como él están guardados en el trastero. Su producción musical es muy extensa, con canciones de hondo significado para todos, especialmente con un gusto exquisito para temas como el deseo carnal, el cine, el amor y el desamor. Recuerdo una genial, llamada Queda la música sobre una pareja rota. Aute ha sido, y es, una especie de padre moral para muchos cantautores, como en ocasiones ha reconocido Ismael Serrano . Pero también es un artista total, que maneja con maestría el cine, la interpretación, la escultura, la escritura, la pintura y la poesía. Su película 'Un perro llamado dolor' es una obra maestra sobre la relación entre modelo y artista. Y su compromiso con las causas sociales es enorme y muy sincero. Le recuerdo hace diez años en el Auditorio de Cáceres, cantando a capella La belleza , un tema en el que se declara "enemigo de la guerra y su reverso, la medalla". En 2015 fue cabeza de cartel del Festival Europa Sur, en la cacereña plaza de las Veletas. La potencia vocal ya no era la de su juventud, pero su excelencia y gusto interpretativo destacaba ante las centenarias piedras. No es hombre de homenajes, pero yo estoy cansado de que en este país el talento no se reconozca o se haga siempre pre o postmortem. Hasta parece que la libertad que respiramos cada día llegó por arte de magia. Pero se la debemos a muchos, como Luis Eduardo Aute que supo cantarle a la cara al dictador sus miserias vitales y morales. Refrán: Quiero que no me abandones, amor mío, al alba.

martes, 12 de julio de 2016

Las redes sociales no son la barra de un bar

Recientemente han saltado a los medios de comunicación casos en los que representantes políticos o personajes públicos se metían en un charco pantanoso por culpa de internet. La concejala de Servicios Sociales de Badajoz, Rosario Gómez de la Peña , realizaba en Facebook unos comentarios desafortunados sobre dos participantes en el desfile del Orgullo Gay. Pero no voy a hacer leña del árbol caído. Otro ejemplo, mucho más grave, es el del cantante Francisco que llama a Mónica Oltra, portavoz de Compromís en la Comunidad Valenciana, cosas irreproducibles, que pueden resumirse en: "necesitas pollardón". Es curioso cómo todavía no se ha tomado conciencia de la relevancia de las redes sociales y del peligro que tiene comportarse en ellas como si estuviéramos en la barra de un bar. Dicen que no eran conscientes de la repercusión de sus palabras. Pero eso me lleva a pensar en la doble moral de nuestros políticos, que de cara al votante participan en los actos de la fiesta de la tolerancia y después, en el tú a tú, afirman lo contrario de lo que propugnan en público. Eso se llama hipocresía con mayúsculas.


En Estados Unidos, donde siempre van por delante en todo, han nacido al abrigo de las nuevas tecnologías y la crisis económica unos personajes singulares: 'sintecho' con perfil actualizado en las redes sociales. No tienen acceso a un hogar, viven en un banco, pero sí aparecen en Facebook, Tinder o LinkedIn como ejecutivos listos para entrar a trabajar en cualquier momento en una gran corporación. Gracias a esos perfiles pueden encontrar refugio durante un par de noches o vender objetos de segunda mano e ir tirando. De hecho, algunos de estos 'sintecho pero con internet' emplean las redes sociales para ligar con una chica y así pasar una noche bajo techo. En Nueva York hay 60.060 'sintecho' en la ciudad, el doble que hace un par de años. Gracias a que hay internet gratis en la mayoría de las calles de Nueva York ellos sobreviven, chateando o ligando para poder convencer a alguien de poder dormir en su casa. Nuevos y extraños tiempos. Refrán: Si tienes techo de vidrio, no tires piedras al vecino.

martes, 5 de julio de 2016

El mundo sumergido de Alonso Guerrero

Me parece muy injusto que a este escritor con mayúsculas se le conozca solo por razones extraliterarias y tenga que pagar un peaje vital por un hito en su biografía. A mí también me gustaría hacer lo que el protagonista: dejar esta vida que apenas me atrevo a vivir plenamente y convertirme en un hombre de acción y sin 'gadgets' tecnológicos rodeándome. No hay que ser muy avispado para darse cuenta de que Pepe Nirvana tiene algo de trasunto del propio Alonso Guerrero . Por cierto que el texto tiene un final sorprendente y divertido, además de referencias a situaciones muy actuales. Es una pena que este escritor no pueda leerse sin ese estigma con el que la vida lo ha marcado. El mundo sumergido es un libro de preguntas y con alguna respuesta. Al fin y al cabo todos los que nos dedicamos a este noble oficio de escribir nos pasamos la vida buscándolas. Alonso Guerrero parece que ya ha abrazado lo absoluto. Y Pepe Nirvana también. Qué envidia.Refrán: Un escritor profesional es un amateur que nunca se dio por vencido. (Richard Bach).