martes, 4 de noviembre de 2008

Consulta médica con un mentalista titulado

La sala de exploración estaba bien iluminada y presidida por una bola de cristal. El mentalista con las manos entrelazadas y bata blanca con su nombre bordado miraba fijamente al paciente con una media sonrisa.

--Buenos días, venía porque...

--No me lo diga, ya lo sé. ¿No sabe que soy mentalista? Mire el totem del escritorio y recite este mantra conmigo: Om-Wa-Om... Venga, rapididito que hay cola.

--No, doctor, lo que me sucede es que siento por ahí, por los bajos como una desazón...

--Ya, ya entiendo. No me diga más. ¿Ha comido en exceso últimamente? ¿Siente pesadez en los párpados? ¿Unos pinchazos eléctricos en el duodeno?

--Claro, claro, lo que me pasa es que se me acumulan los gases por el estómago y me paso el día revuelto y con mareos...

--Ummm. Esto va a ser de la tensión. Imagino que sufre en su trabajo de mucho estrés...

--Sí, si a eso venía yo, porque lo veo todo negro y creo que necesito una baja laboral urgentísima.

--Hombre, faltaría más. Dígame a nombre de quién la pongo...

--¿Ah, pero se puede elegir? Pues por mí y por todos mis ´compis´ de la oficina, y por mi vecina Puri...

--Ala, ya está. No se olviden de tomar ibuprofeno a demanda.

--Por supuesto, ahora si no le importa quisiera ver sus créditos profesionales.

--Sin problema. Ahí tiene mi título de nigromante por la prestigiosa universidad de Burkina Fasso. Mi master en onirología a distancia y el que me tocó en los yogures.

--¡Qué tranquilo me quedo!.

Refrán: Si vas a un médico mentalista es que tu sesera no anda muy lista.

1 comentario:

Antonio dijo...

Ja, ja, vamos a tener que irnos todos a un mentalista de estos ;-)